Te imaginas con todos tus seres queridos juntos en una cabaña en la montaña disfrutando de un fin de semana para que nunca se vaya de la memoria de nadie, un fin de semana que perdurara en los recuerdos durante mucho tiempo.

Donde revivir todos los momentos, jugar a los juegos de cartas y que te dejen ganar, comer tu comida favorita delante de la chimenea, jugar a hacer muñecos de nieve mientras os tiráis bolas de nieve y acabar el día leyendo pequeños textos dedicados a ti o a esa persona que lo necesita.

Escoge la mejor forma de despedirte de ellos o de animar a esa persona que necesita sentirse apoyada por toda la gente que le quiere.