Cómo convertirse en un arrecife lleno de fauna marina cuando falleces

 In Blog

Cuando fallece un ser querido, existen dos opciones con diferencias entre sí: que se le entierre o que se le incinere. Cada vez más gente opta por la segunda opción. Por ello, se están multiplicando las posibilidades que existen tras la incineración.

Una de ellas es depositarlas o esparcirlas en un sitio especial para quien fallece, pero cada vez hay alternativas más novedosas para quien quiere hacer algo más distinto. Una de ellas es, por ejemplo, convertir las cenizas del fallecido en un colgante u otro tipo de joya y ya, incluso, se pueden convertir en un arrecife lleno de fauna marina.

Una empresa de México ha comenzado a ofrecer este servicio. Cogen las cenizas del fallecido y las depositan en una urna especial en el fondo del mar. Esta urna se pone en una estructura hidráulica de 200 kilos que ayuda a que se acabe convirtiendo en un lugar donde florece la vida marina y surgen los arrecifes, incluida todo tipo de fauna marina como grandes peces de colores.

Esta opción puede ser muy especial para los grandes amantes del mar. Incluso, se trata de una buena opción a nivel filosófico, ya que convierte la muerte en más vida. Al fin y al cabo, se trata de un ciclo vital y de un ritual muy especial.

Puede ser nuestra opción a la hora de fallecer que directamente nos conviertan en un arrecife marino, pero puede ser simplemente una decisión más. Es decir, primero podemos optar por una ceremonia, como un funeral especializado, que después depositen parte de nuestras cenizas en un lugar especial y, finalmente, que el resto de las que queden esta empresa mexicana se encargue de llevarlas al mar, por ejemplo.

Además, este proceso se lleva a cabo atendiendo a todas las regulaciones ambientales para minimizar el impacto al medio ambiente y por su puesto con los permisos correspondientes otorgados por los gobiernos estatales y federales, algo que siempre hay que tener en cuenta.

foto-2
foto-1
foto-3

Recent Posts

Dejar un comentario